La juventud al frente por la prohibición de armas nucleares

por J Nastranis

Foto: la segunda formación sobre la Prevención de conflictos mediante el control de las armas, el desarme y la no proliferación organizada conjuntamente por UNODA y la OSCE en mayo de 2019 en el Centro Internacional de Viena. Gracias a UNODA, oficina de Viena.

NUEVA YORK (IDN) – El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en su agenda para el desarme, el 24 de mayo de 2019, subrayó la necesidad de establecer una plataforma para la participación de la juventud. Esta incluiría un “plantel de jóvenes de alrededor del mundo” que trabajara diligentemente para promover el desarme, la no proliferación y el control de armas en sus comunidades.

Involucrarse con los grupos de jóvenes y las organizaciones comunitarias para apoyar la puesta en marcha de los objetivos para el desarrollo sostenible con vínculos sinérgicos con la juventud, la educación para el desarme y la no proliferación y la prevención de conflictos es el segundo pilar de la plataforma para involucrar a la juventud.

El tercer pilar son los módulos de formación sobre el desarme y la no proliferación alojados en el panel en línea de la oficina de Viena de la Oficina para Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas (UNODA), dirigidos a jóvenes diplomáticos y otros líderes jóvenes con el fin de aumentar el conocimiento y desarrollar la capacitación.

El 24 de septiembre de 2018, el secretario general lanzó Juventud 2030: estrategia de las Naciones Unidas para la Juventud, donde enfatizaba que las personas jóvenes son “agentes de cambio” y que la generación joven es “la fuerza definitiva para el cambio” y propuso acciones para fomentar la participación juvenil.

El secretario general encomendó a su enviado para la juventud, en conjunción con el sistema de la ONU y los propios jóvenes, para dirigir el desarrollo de una estrategia de la ONU para la juventud. Su propósito: ampliar las acciones internacionales, regionales y nacionales con el fin de suplir las necesidades de la gente joven, reconocer sus derechos y aprovechar sus posibilidades como agente de cambio.

El 12 de diciembre de 2019, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó por consenso una resolución sobre Juventud, desarme y no proliferación. La resolución fue presentada por la República de Corea y respaldada por 42 gobiernos más, incluida una mezcla de países armados nuclearmente, aliados con países armados y otros sin armamento nuclear.

La resolución apela a los gobiernos, agencias de la ONU y a la sociedad civil a educar, involucrar y capacitar a la juventud en las áreas del desarme y la no proliferación. Como tal, su objetivo es impulsar el que las organizaciones no gubernamentales desarrollen programas enfocados en la juventud y dirigidos por esta en cooperación con las Naciones Unidas y con el respaldo de los gobiernos.

La plataforma para la participación juvenil y diversos programas lanzados por el secretario general han sido el reflejo de la profunda preocupación de la gente joven por las amenazas a la existencia que suponen no solo el calentamiento global, sino las armas nucleares, que son las armas más inhumanas e indiscriminadas que se han creado jamás. Violan las leyes internacionales, causan un daño grave al medio ambiente, socavan la seguridad nacional e internacional y desvían vastos recursos públicos en vez de satisfacer las necesidades de las personas.

Como enfatiza la ganadora de 2017, la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN), para la paz nuclear, una sola cabeza nuclear podría matar cientos de miles de personas, con unas consecuencias duraderas devastadoras para la humanidad y el medio ambiente. Rusia, los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, China, la India, Pakistán, Israel y Corea del Norte poseen una cantidad total estimada de casi 14 000 armas nucleares, la mayoría de las cuales son muchas veces más potentes que el arma nuclear lanzada sobre Hiroshima. Otros treinta y un países más son parte del problema.

Las personas jóvenes juegan un papel crucial en las actividades de la ICAN, una coalición de organizaciones no gubernamentales que fomentan la adhesión y la puesta en marcha del tratado de prohibición de armas nucleares de las Naciones Unidas.

El 7 de julio de 2017, una mayoría aplastante de las naciones del mundo adoptaron un acuerdo global histórico para prohibir las armas nucleares, conocido oficialmente como el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares (TPNW). Tendrá plena fuerza legal una vez 50 naciones lo hayan firmado y ratificado. Entre tanto, 34 naciones han ratificado el tratado.

Los tratados existentes involucrados en las zonas libres de armas nucleares en América latina y el Caribe (Tratado de Tlatelolco), el Pacífico Sur (Tratado de Rarotonga), el Sureste de Asia (Tratado de Bangkok), África (Tratado de Pelindaba) y Asia Central, así como Mongolia contribuyen con su aportación a un mundo libre de armas nucleares.

Pero el establecimiento de una zona libre de armas nucleares y otras armas de destrucción masiva en el Próximo Oriente sigue eludiendo a la comunidad internacional. La Conferencia sobre el Establecimiento de una Zona Libre de Armas Nucleares y otras Armas de Destrucción Masiva en Oriente Próximo celebró su primera sesión del 18 al 22 de noviembre de 2019 en la sede central de las Naciones Unidas, en Nueva York, bajo la presidencia del embajador Sima Bahous de Jordania. La conferencia adoptó una declaración política y su informe final

Con el respaldo de la Oficina de las Naciones Unidas para Asuntos de Desarme (UNODA), la Misión Permanente de Kazajistán en la ONU acogió una sesión del foro de la discusión nuclear, el 9 de diciembre, sobre los resultados de la primera sesión.

La segunda sesión de la Conferencia está programada para las fechas del 16 al 20 de noviembre de 2020 en la sede las Naciones Unidas en Nueva York.

Aparte de las acciones oficiales en la sede de la ONU en Nueva York, la gente joven ha tomado parte en varias actividades iniciadas por organizaciones no gubernamentales unidas en UNFOLD ZERO.

Durante la Semana del Desarme de la ONU, octubre 24-30 de 2019, un equipo de voluntarios (mayormente jóvenes), en la ciudad de Nueva York, calcularon en 542 mil millones de dólares – el presupuesto aproximado para armas nucleares en el mundo durante los próximos 5 años – y lo reasignaron simbólicamente a la protección del clima, el alivio de la pobreza y los objetivos de desarrollo sostenible.

La acción la inició el Consejo para el futuro del mundo y fue organizado por Peace Accelerators, una red dirigida por jóvenes de “futuristas éticos y emprendedores” que trabajan por un futuro sostenible.

El dinero se contó en varios lugares alrededor de la ciudad, incluidos las Naciones Unidas, en cooperación con estudiantes del movimiento Huelga Escolar por el Clima, frente al ayuntamiento de la ciudad de Nueva York con el fin de apoyar el que no se invirtieran los fondos de pensiones de la ciudad de Nueva York en el sector de las armas nucleares; fuera de la oficina de Jacobs Engineering, un contratista de armas nucleares y en Strawberry Fields en honor del pacificador John Lennon.

Jóvenes del alrededor del mundo que no pudieron venir a Nueva York para el evento, publicaron memes en las redes sociales para apoyarlo.

La Oficina de la Paz de Basilea y los parlamentarios para el desarme y la no proliferación nuclear iniciaron un nuevo proyecto: voces jóvenes sobre el clima, la paz y el desarme nuclear encooperación con la red juvenil Abolition 2000. El proyecto incluye:

El clima, la paz y la seguridad: de las voces de los jóvenes a la acción política, una mesa redonda en Basilea el 9 de enero de 2020, que reunirá a legisladores y expertos junto con líderes europeos jóvenes de movimientos para el clima, la paz y el desarme;

El proyecto de un vídeo: voces jóvenes sobre el clima, la paz y el desarme, una recopilación de declaraciones en vídeo de los jóvenes sobre el clima, la paz, la seguridad y el desarme nuclear y el papel de la Unión Europea, las Naciones Unidas y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE);

Premio Paz y acción climática de la juventud europea (PACEY), un nuevo premio de 5000 € para apoyar un proyecto o una propuesta de acción juvenil europea sobre el clima, la paz y el desarme nuclear. [IDN-InDepthNews – 28 de diciembre de 2019]

Foto: la segunda formación sobre la Prevención de conflictos mediante el control de las armas, el desarme y la no proliferación organizada conjuntamente por UNODA y la OSCE en mayo de 2019 en el Centro Internacional de Viena. Gracias a UNODA, oficina de Viena.