Reporting the underreported threat of nuclear weapens and efforts by those striving for a nuclear free world.

A project of The Non-Profit International Press Syndicate Group with IDN as flagship agency in partnership with Soka Gakkai International in consultative
status 
with ECOSOC.

 

Dieciséis estados instan a los estados con armas nucleares a dar pasos decisivos hacia el desarme

Por J Nastranis

BERLÍN (IDN) - «Una guerra nuclear no puede ganarse y nunca debe librarse». El 16 de junio, en su reunión en Ginebra, el presidente estadounidense Joe Biden y el ruso Vladimir Putin confirmaron esta verdad fundamental, célebremente acuñada por sus predecesores, Reagan y Gorbachov, en el último pico de la Guerra Fría, escriben los ministros de Asuntos Exteriores de Alemania (Heiko Maas), España (Arancha González Laya) y Suecia (Ann Linde) en un artículo publicado en el diario alemán Rheinische Post el 5 de julio.

En ese momento, recuerdan, esa frase marcó el inicio de un compromiso de control de armas entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, beneficioso para toda la humanidad. En la actualidad, infunde nuevas esperanzas de que el mundo pueda volver a la senda del desarme nuclear.

Los tres Ministros de Asuntos Exteriores acentúan: «Necesitamos progresar más que nunca. Los acuerdos de desarme nuclear y no proliferación se han desmoronado en los últimos años. Las renovadas tensiones y la falta de confianza entre las potencias mundiales han socavado la reducción de los arsenales nucleares en los últimos años».

Un ejemplo de ello, escriben, es: «El Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF por sus siglas en inglés), uno de los instrumentos básicos para el control de armas, se rescindió en 2019». De hecho, los avances tecnológicos aumentan la complejidad, crean nuevos riesgos y pueden incluso alimentar una nueva carrera armamentística. «Y los retos de proliferación regionales, como Irán y Corea del Norte, siguen demandando nuestro compromiso al completo».

Los tres Ministros de Asuntos Exteriores publicaron el artículo tras la cuarta reunión ministerial de la Iniciativa de Estocolmo para el desarme nuclear en Madrid el 5 de julio.

Suecia celebró la reunión con 16 ministros de Asuntos Exteriores de estados no poseedores de armas nucleares (NNWS por sus siglas en inglés) en su encuentro en Estocolmo en junio de 2019 para «discutir cómo se puede avanzar en la diplomacia del desarme nuclear» usando un enfoque constructivo, innovador y creativo que pueda responder con eficacia al reto que suponen las armas nucleares.

Los miembros de la Iniciativa abarcan 16 estados de todos los continentes: Alemania, Argentina, Canadá, España, Etiopía, Finlandia, Indonesia, Japón, Jordania, Kazajistán, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, República de Corea, Suecia y Suiza.

Tras el lanzamiento de la iniciativa en Estocolmo, los ministros se vieron en su segunda reunión en Berlín en febrero de 2020 y virtualmente en junio de 2020. La tercera reunión ministerial se celebró en Amán, la capital de Jordania, el 6 de enero de 2021.

Con motivo de esta reunión, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, dijo a la Iniciativa de Estocolmo para el Desarme Nuclear «Individualmente, ustedes representan a distintas regiones. Juntos, representan un compromiso colectivo con un mundo libre de armas nucleares».

En su artículo conjunto, los tres Ministros de Asuntos Exteriores señalan que, en las cuatro reuniones ministeriales, la Iniciativa ha desarrollado más de 20 propuestas prácticas para reforzar el Tratado de No Proliferación (NPT por sus siglas en inglés) y la implementación de sus metas de desarme antes de su próxima Conferencia de revisión en agosto de 2021.

La ampliación del Tratado de Nuevo COMIENZO a principios de este año hasta el 4 de febrero de 2026, la posibilidad de nuevas conversaciones entre Rusia y los EE.UU. sobre el futuro de las medidas de control de armas y de reducción de riesgos y un nuevo compromiso con la moderación al más alto nivel político, tal y como expresaron el 16 de junio en Ginebra los presidentes de los EE.UU. y Rusia, escriben, son buenas noticias. «Estas ideas figuraban entre los "peldaños" que nuestra iniciativa había propuesto».

Aunque aceptan con satisfacción estos avances positivos, animan a los estados poseedores de armas nucleares a dar más pasos decisivos hacia el desarme. Estos pueden incluir la reducción del papel de las armas nucleares en las políticas y doctrinas, minimizar el riesgo de conflicto y de uso accidental de armas nucleares, una mayor reducción de las reservas de armas y la contribución a los acuerdos de control de armas de próxima generación.

Con ello, apoyan la Agenda de Desarme de la ONU y las opiniones de varias organizaciones de control de armas y desarme nuclear en todo el mundo. Esto también se aplica a su llamamiento «de una vez por todas» para acabar con las pruebas nucleares mediante la entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT por sus siglas en inglés), el desbloqueo de las negociaciones de un tratado que prohíba la producción de material fisible con fines militares y el desarrollo de una capacidad de verificación del desarme nuclear fuerte y creíble.

«En otras palabras», añadieron, «deberíamos aprender de la historia y, por lo tanto, construir pensando en el futuro. Como parte de esto, fortaleceremos nuestra interacción con comunidades afectadas, incluidas Hiroshima y Nagasaki, y nuestro compromiso con la generación más joven También tendremos como fin la participación completa e igualitaria de la mujer en los procesos de toma de decisión en el campo el desarme nuclear, así como la integración completa de las perspectivas de género». [IDN-InDepthNews – 10 de julio de 2021]

Fuente de la imagen: Centro de seguridad de Ginebra