Reporting the underreported threat of nuclear weapens and efforts by those striving for a nuclear free world.

A project of The Non-Profit International Press Syndicate Group with IDN as flagship agency in partnership with Soka Gakkai International in consultative
status 
with ECOSOC.

 

Las principales potencias nucleares del mundo se comprometen a evitar guerras, incluso mientras siguen renovando sus arsenales

Por Thalif Deen

NUEVA YORK (IDN) — Cuando las cinco principales potencias nucleares del mundo: Estados Unidos, Reino Unido, China, Francia y Rusia, se comprometieron a prevenir guerras nucleares y abandonar la búsqueda de tener más armas, su declaración conjunta publicada el 3 de enero omitió de manera explícita varias de las exigencias de los activistas antinucleares, incluido el fin de la renovación y mejora de los arsenales existentes.

Rebecca Johnson, directora del Instituto Acrónimo para la Diplomacia del Desarme, dijo a IDN que «la declaración es débil e inadecuada», esta pudo haber sido bien recibida porque pocas personas pensaron que las cinco potencias nucleares, que también son los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, «se las arreglarían para ponerse de acuerdo en algo en estos días».

«Su intención encaminada a reconocer que las guerras nucleares no deberían librarse habría sido genial si hubieran seguido con acciones relevantes».

«Sí, por supuesto, deben evitar confrontaciones militares y no atacarse entre sí, pero ¿qué hay de firmar el Tratado sobre la prohibición de las armas nucleares (TPNW) y eliminar las miles de armas en sus arsenales nucleares?» preguntó.

«Pero no, luego de reiterar la declaración de Reagan-Gorbachov de 1985 de que “una guerra nuclear no se puede ganar y nunca se debe librar”, esta declaración ignoró el TPNW y no ofreció acciones concretas de desarme para darle sentido a esas palabras», señaló.

Esto fue apenas un gesto político, ya que también ignoraron el hecho de que en realidad hay nueve estados con armas nucleares, no solo cinco, y todos ellos están renovando y mejorando sus arsenales nucleares, dijo Johnson, quien es el primer presidente fundador de la Campaña internacional para abolir las armas nucleares (ICAN), con sede en Ginebra.

También dijo: «Mientras condenaban los usos “no autorizados o no intencionados” de las armas nucleares, estos cinco países proclamaron que las armas nucleares estaban bien si se usaban solo con “fines defensivos”.  ¿Se suponía que eso tranquilizaría al resto del mundo?».

Solamente el uso no autorizado, no intencionado o supuestamente defensivo de las armas nucleares provocaría una catástrofe humanitaria y probablemente desencadenaría una guerra nuclear. Oculto en la retórica, argumentó, hay una arrogancia peligrosa y una negación de la realidad.

«Tal como van las cosas, cualquiera de los nueve líderes con armas nucleares podría ser lo suficientemente tonto como para lanzar armas nucleares, por error o intencionalmente».

«Mientras alguien continúe poseyendo, promoviendo o blandiendo armas nucleares, el mundo entero está en riesgo de una guerra nuclear. «Mientras alguien continúe poseyendo, promoviendo o blandiendo armas nucleares, el mundo entero está en riesgo de una guerra nuclear. Es por eso que cada vez más gobiernos se adhieren al Tratado de Prohibición Nuclear, cuyo objetivo es poner fin a este tipo de armas nucleares y ejercer mayores costes y presiones financieras y políticas sobre los programas y ambiciones nucleares de todos los Estados con armas nucleares, lo ignoren o no», dijo Johnson.

Y, mientras tanto, una de las realidades es que el mundo tiene nueve y no cinco potencias nucleares.

Los otros cuatro Estados poseedores de armas nucleares, que no hacen parte del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), incluyen a India, Pakistán, Israel y Corea del Norte, que en conjunto poseen unas 461 ojivas nucleares, según estimaciones proporcionadas por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI).

Pero los cuatro Estados estaban explícitamente desaparecidos del radar de acción (MIA, por sus siglas en inglés), incluso en una declaración de seguimiento del secretario general de la ONU, António Guterres, que tampoco mencionó a ninguna de las potencias nucleares por su nombre.

Por lo tanto, son estrictamente extraoficiales.

Cuando se le preguntó sobre la omisión, el portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, dijo: «Mire, nuestro mensaje y el mensaje del secretario general es claro, le gustaría ver que todas las armas nucleares sean eliminadas. Y por eso, como lo manifestó en la declaración, hay un continuo diálogo con esos países que tienen armas nucleares, con aquellos países que tienen armas nucleares abiertamente como se indica en la declaración que se emitió y todos los demás Estados Miembros».

Dujarric dijo que el Secretario General aprovecha la oportunidad para reafirmar lo que ha dicho repetidamente: la única forma de eliminar todos los riesgos nucleares es deshaciéndose de todas las armas nucleares. Reitera su voluntad de trabajar con los Estados poseedores de armas nucleares y todos los Estados Miembros para lograr este objetivo lo antes posible.

Fuente: SIPRI Yearbook 2021. Todas las estimaciones son aproximadas. SIPRI revisa sus datos de potencias nucleares mundiales cada año en función de nueva información y actualizaciones de evaluaciones anteriores.

En un informe publicado en 2019, SIPRI dijo que tanto Rusia como Estados Unidos estaban llevando a cabo «programas extensos y costosos para reemplazar y modernizar sus arsenales nucleares, misiles y sistemas de lanzamiento».

En 2018, el Departamento de Defensa de EE. UU. estableció planes para desarrollar nuevas armas nucleares y modificar otras para darles funciones y misiones militares ampliadas, dijo SIPRI en su informe. «Los arsenales nucleares de los otros Estados con armas nucleares son considerablemente más pequeños, pero todos están desarrollando o desplegando nuevos sistemas de armas o han anunciado su intención de hacerlo».

Jackie Cabasso, directora ejecutiva de Western States Legal Foundation, dijo a IDN que la verdad incómoda es que las armas nucleares continuarán existiendo mientras los estados con armas nucleares sigan aferrándose a la peligrosa doctrina de la disuasión nuclear: la amenaza del uso de armas nucleares.

Más de 50 años después de la entrada en vigor del TNP, el comportamiento de los Estados poseedores de armas nucleares en el TNP apunta en la dirección opuesta, señaló.

«Todos los Estados con armas nucleares, incluyendo a los cuatro Estados fuera del TNP (India, Israel, Pakistán y Corea del Norte) están involucrados en programas costosos para mejorar cualitativamente y, en algunos casos, aumentar de manera cuantitativa sus arsenales nucleares».

A pesar de estas palabras que suenan tranquilizadoras, dijo Cabasso, la realidad es que ya está en marcha una nueva carrera de armamentos nucleares.

«Esta vez se ve empeorado por las capacidades cibernéticas ofensivas, la inteligencia artificial, el desarrollo de capacidades hipersónicas, el regreso a los sistemas de entrega de rango intermedio y la producción de sistemas de entrega capaces de transportar cargas útiles convencionales o nucleares».

En 2010, señaló, los Estados Miembros del TNP acordaron por consenso reducir el papel de las armas nucleares en las estrategias de seguridad. Doce años después es todo lo contrario; esa función se ha incrementado.

«La escala y el ritmo de los juegos de guerra de los Estados con armas nucleares y sus aliados, incluidos los ejercicios nucleares, están aumentando. Las pruebas de misiles en curso y los frecuentes encuentros cercanos entre las fuerzas militares de los Estados con armas nucleares exacerban los peligros nucleares», señaló.

«Con posibles puntos críticos en Ucrania y Taiwán, el riesgo de otro uso de armas nucleares es más alto que nunca.  El proceso de desarme nuclear está estancado y los cinco Estados poseedores de armas nucleares del TNP no pueden afirmar de manera creíble que están cumpliendo con su artículo VI de obligaciones».

Obviamente, los cuatro Estados con armas nucleares fuera del TNP tendrán que involucrarse en negociaciones para eliminar las armas nucleares, dijo Cabasso.

El Dr. M.V. Ramana, profesor y presidente de la organización Simons en desarme, seguridad global y humana y director del Instituto Liu para asuntos globales en la Escuela de Políticas Públicas y Asuntos Globales de la Universidad de Columbia Británica, Vancouver, dijo a IDN que la declaración de las cinco principales potencias nucleares, evidentemente fue preparado para la Conferencia de Revisión del TNP (la cual estaba programada para la primera semana de enero pero fue pospuesta hasta agosto debido a la propagación de la pandemia del coronavirus).

«Para mí, eso explica por qué los Estados que no son parte del TNP no forman parte de la declaración. Además, la declaración se extiende implícitamente a ellos en el sentido de que una guerra nuclear entre ellos, digamos entre India y Pakistán, tampoco se puede ganar y no se debe combatir».

«Dicho esto, tengo dos comentarios: primero, la obligación de desarme se aplica no solo a los Estados con armas nucleares bajo el TNP sino también a los otros cuatro países. En 1996, la Corte Internacional de Justicia declaró unánimemente que “Existe una obligación de mantener de buena fe y llevar a buen término negociaciones que conduzcan al desarme nuclear en todos sus aspectos bajo un control internacional estricto y eficaz”».

Esa obligación se aplica a todos los Estados, señaló.

En segundo lugar, si bien es bueno reiterar lo que dijeron hace décadas Reagan y Gorbachov, la declaración es decepcionante porque no se compromete a revertir el proceso de modernización nuclear en curso y la inversión continua en el mantenimiento de sus arsenales existentes, dijo el Dr. Ramana.

En su declaración conjunta, los líderes de las cinco principales potencias nucleares dijeron: «Afirmamos que una guerra nuclear no se puede ganar y nunca se debe librar.  Dado que el uso nuclear tendría consecuencias de gran alcance, también afirmamos que las armas nucleares, mientras sigan existiendo, deben tener fines defensivos, disuadir la agresión y prevenir la guerra. Creemos firmemente que debe evitarse una mayor propagación de tales armas».

«Reafirmamos la importancia de abordar las amenazas nucleares y enfatizamos la importancia de preservar y cumplir con nuestros acuerdos y compromisos bilaterales y multilaterales de no proliferación, desarme y control de armas. Seguimos comprometidos con nuestras obligaciones del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), incluyendo nuestra obligación del Artículo VI de “mantener negociaciones de buena fe sobre medidas eficaces relacionadas con el cese de la carrera de armamentos nucleares en una fecha cercana y con el desarme nuclear, y sobre un tratado de desarme general y completo bajo control internacional estricto y eficaz”».

Mientras tanto, la Federación de científicos estadounidenses (FAS) dice que a pesar del progreso en la reducción de los arsenales de armas nucleares desde la Guerra Fría, el inventario combinado mundial de ojivas nucleares se mantiene en un nivel muy alto: nueve países poseían aproximadamente 13 150 ojivas a mediados del 2021.

Aproximadamente el 91 por ciento de todas las ojivas nucleares son propiedad de Rusia y los Estados Unidos, cada uno de los cuales tiene alrededor de 4000 ojivas en sus arsenales militares; ningún otro estado con armas nucleares ve la necesidad de más de unos pocos cientos de armas nucleares para la seguridad nacional.

A nivel mundial, el inventario general de armas nucleares está disminuyendo, pero el ritmo de reducción se está desacelerando en comparación con los últimos 30 años. Además, toda esa reducción está ocurriendo solo porque los Estados Unidos y Rusia todavía están desmantelando ojivas previamente retiradas, dijo la FAS.  [IDN-InDepthNews – 9 de enero de 2022].

Fuente de la imagen: Emisora internacional alemana Deutsche Welle.