Reporting the underreported threat of nuclear weapens and efforts by those striving for a nuclear free world.

A project of The Non-Profit International Press Syndicate Group with IDN as flagship agency in partnership with Soka Gakkai International in consultative
status 
with ECOSOC.

 

Ucrania demuestra que la ONU no puede por sí sola instaurar un mundo libre de armas nucleares

Por Thalif Deen

NACIONES UNIDAS (IDN) - La devastadora guerra en Ucrania -que ya va por su tercer mes- ha desencadenado varias amenazas de la "opción nuclear".

La batalla, que comenzó con la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero, es entre una de las principales potencias nucleares del mundo y un país vecino no nuclear.

La última amenaza implícita procede del ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, quien advirtió el 25 de abril que la posibilidad de un conflicto nuclear "no debe subestimarse".

"Todo el mundo está recitando conjuros de que en ningún caso podemos permitir la Tercera Guerra Mundial", se le citó en una entrevista en la televisión rusa. "El peligro es serio", dijo. "Es real".

La crisis de Ucrania también ha puesto de manifiesto las limitaciones de la ONU en el "mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales", tal y como se recoge en la Carta de la ONU.

A medida que el conflicto continúa fuera de control, las Naciones Unidas han sido objeto de duras críticas por su incapacidad para poner fin a la crisis o incluso para ayudar a negociar un alto el fuego, a pesar de que el Secretario General Antonio Guterres se reunió a solas con el Presidente ruso Vladimir Putin en Moscú el 26 de abril.

A juzgar por estos acontecimientos, hay una pregunta relacionada que pide a gritos una respuesta: ¿Podrá la ONU lograr un mundo libre de armas nucleares como se prevé en decenas de resoluciones y conferencias internacionales?

El Dr. M.V. Ramana, profesor y titular de la Cátedra Simons de Desarme, Seguridad Global y Humana, y director del Instituto Liu para Cuestiones Globales de la Escuela de Política Pública y Asuntos Globales de la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver, dijo a IDN que las Naciones Unidas, por sí mismas, nunca podrán lograr un mundo libre de armas nucleares, independientemente del número de resoluciones y conferencias.

Sin embargo, las Naciones Unidas pueden actuar como un lugar de encuentro en el que los países de todo el mundo interesados en este objetivo pueden llegar a expresar su voluntad colectiva, señaló.

Pero estos países por sí solos, incluso como una agrupación combinada en la ONU, podrían no ser capaces de obligar a países poderosos como Estados Unidos, Rusia o China a renunciar a sus armas nucleares, argumentó.

"Tendría que combinarse con el poder de los movimientos sociales dentro de estos países. Por supuesto, en este momento, dichos movimientos son muy débiles y la probabilidad de que puedan cambiar las políticas es extremadamente baja. "

"Pero no tenemos una opción, ya que la continuación del actual statu quo nuclear -o peor, una carrera armamentística- acabará casi definitivamente en una catástrofe", advirtió.

Henriette Westhrin, secretaria general de Norwegian People's Aid, dijo: "La guerra en Ucrania y las amenazas nucleares de Vladimir Putin son otro crudo recordatorio de los profundos peligros de vivir en un mundo en el que algunos Estados insisten en que su seguridad debe descansar en la capacidad de una violencia nuclear masiva e indiscriminada. "

"Hemos acabado confiando en la suerte y no en los supuestos efectos estabilizadores de la disuasión nuclear. Es muy preocupante que el arsenal mundial de armas nucleares disponibles para su uso esté aumentando", dijo Westhrin, secretario general de Norwegian People's Aid, que publicó su informe anual Nuclear Weapons Ban Monitor el 11 de abril de 2022.

Medea Benjamin, cofundadora de CODEPINK, una organización de base liderada por mujeres que trabaja para poner fin a las guerras y al militarismo de Estados Unidos, dijo a IDN que ciertamente no es la primera vez que la ONU no logra detener una guerra.

"Pero la guerra en Ucrania ha hecho que la gente tenga una mayor sensación de peligro de guerra nuclear. Esto es especialmente cierto para las generaciones más jóvenes, ya que no han crecido con una posibilidad tan inminente como la que estamos viviendo ahora. Debemos aprovechar esto. "

Según el tratado de prohibición de la ONU, dijo, "las armas nucleares son ahora ilegales, y tenemos que seguir trabajando para que los Estados nucleares lo firmen".

La primera tarea es poner fin a la guerra en Ucrania, sin desencadenar una confrontación nuclear y sin permitir que se prolongue durante años, como lo hicieron las guerras de Estados Unidos en Irak y Afganistán.

"Pero podemos aprovechar este momento para educar a la gente sobre la amenaza existencial de la guerra nuclear y conseguir apoyo para el tratado de la ONU. "

Preguntado sobre si el desarme nuclear era un buen intento en una causa perdida, Benjamin dijo: "Una causa perdida sería un enfrentamiento nuclear entre Rusia y Estados Unidos. Es nuestra obligación luchar por un mundo libre de armas nucleares, porque el futuro del planeta pende de un hilo".

El Dr. Ramesh Thakur, profesor emérito de la Universidad Nacional de Australia e investigador principal del Instituto de la Paz Toda, dijo a IDN: En primer lugar, hay un malentendido común sobre la ONU.

"Nunca se diseñó para poder impedir que una gran potencia (un P5) agrediera a Estados más pequeños: Estados Unidos y Reino Unido contra Irak en 2003 y Rusia contra Ucrania en la actualidad. Se dio mayor prioridad a preservar la paz evitando una guerra a gran escala entre las principales potencias. "

La cláusula de veto garantiza ambos objetivos, dijo.

"Esto también apunta a un factor crucial que los sesgados medios de comunicación occidentales están ignorando en su mayoría. En un sentido real, la guerra de Ucrania es una guerra por delegación entre Rusia y la OTAN de la que Estados Unidos y la OTAN comparten la responsabilidad. "

Por ejemplo, el primer ministro australiano, Scott Morrison, dijo recientemente que una base militar china en las Islas Salomón sería una línea roja inaceptable. Y una declaración de la Casa Blanca después de que el principal asesor de Biden para el Pacífico, Kurt Campbell, se reuniera con el primer ministro de las Salomón, dijo que Estados Unidos tendría importantes preocupaciones y respondería en consecuencia a una base militar china en las Islas Salomón.

Las Salomón están a 2.000 km de la costa norte de Australia. Rusia y Ucrania comparten frontera terrestre y Kiev está a menos de 800 km de Moscú. Sin embargo, Estados Unidos se niega a admitir que la continua expansión de la OTAN hacia el este cruzó una comprensible línea roja rusa, señaló.

En segundo lugar, en lo que respecta a la cuestión nuclear, el asunto es de nuevo algo menos claro de lo que implica su pregunta, dijo el Dr. Thakur, cuyo libro más reciente es The Nuclear Ban Treaty: A Transformational Reframing of the Global Nuclear Order (Routledge, 2022).

Señaló que es posible argumentar tres posiciones. En primer lugar, el duro retorno de la geopolítica ha hecho retroceder bastante la causa del desarme nuclear, al poner de relieve el papel de las armas nucleares y provocar un mayor interés de algunos aliados de EEUU, tanto en Europa como en el Pacífico, por llegar a acuerdos de reparto nuclear con la OTAN y EEUU.

En segundo lugar, y de forma alternativa, la crisis pone de manifiesto la importancia crítica de hacer realmente algo con respecto a las amenazas que supone la propia existencia de las armas nucleares, en lugar de postergarlo eternamente hacia el futuro porque el momento actual nunca es el adecuado para perseguir este objetivo.

En tercer lugar, a la luz de la crisis de Ucrania, ¿puede el mundo permitirse continuar con una guerra civil virtual entre la comunidad de control de armas nucleares y desarme entre los campos del TNP y del TPNW, en lugar de aunar esfuerzos hacia medidas creíbles y prácticas para reducir los peligros nucleares? preguntó el Dr. Thakur.

Mientras tanto, según las últimas cifras del Nuclear Weapons Ban Monitor, los nueve estados con armas nucleares tenían un arsenal combinado de 12.705 cabezas nucleares a principios de 2022.

De ellas, se estima que 9.440 ojivas -con un rendimiento colectivo equivalente a unas 138.000 bombas de Hiroshima- constituían reservas utilizables, disponibles para ser utilizadas por los Estados armados nuclearmente en sus misiles, aviones, submarinos y barcos.

El número de ojivas nucleares en los arsenales utilizables va en aumento, advierte el Nuclear Weapons Ban Monitor.

Además de las 9.440 ojivas nucleares en los arsenales mundiales utilizables, a principios de 2022 se estima que 3.265 ojivas antiguas retiradas estaban a la espera de ser desmanteladas en Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos. [IDN-InDepthNews - 27 de abril de 2022]

Foto: El Sol sale detrás de los rascacielos de Long Island City al amanecer del primer día del debate general del septuagésimo sexto período de sesiones de la Asamblea General (2021). Foto de la ONU/Mark Garten